Articulos

Visitar al enfermo

Me han pedido que escriba un libro sobre la visita al enfermo. Y empiezo a estar en ello; también porque cada vez lo veo más necesario y… urgente. Pienso en las familias, en los amigos, pero pienso también en los profesionales, empezando por los médicos. Las palabras, los gestos, las habilidades sociales para saber estar, lo que toca y lo que no toca decir, constituyen elementos que podrían parecer de sentido común y, en realidad, no lo son. Hemos aprendido por ósmosis a comportarnos y tenemos conductas que claramente podrían ser revisables y mejorables.

La ausencia del juicio en la ayuda

En el libro “Doble drama. Humanizar los rostros de la pederastia”, presento mi encuentro con una muchacha de 13 años, víctima de la violación de su padre durante un año y medio, cada dos días. Fue un encuentro duro para mí, solicitado por su madre y con su consentimiento. Buscaba ayuda, naturalmente. Ya había frecuentado a una psicóloga después del embarazo y aborto, revelador de lo que estaba sucediendo, ante su madre.

Empoderar, promover la responsabilidad

Vivo en la vieja Europa, pero con frecuencia me encuentro en América Central o del Sur. Y convivo con variadas sensaciones en las diferentes latitudes. Lo que en España es una crisis, en muchos países es una anécdota. Lo que en esta latitud es un recorte o una privatización de la gestión de centros prestadores de salud, es irrisorio en lugares donde el seguro social alcanza solo a unos pocos. Aquello que aquí es visto como un gran problema, allí es un permanente reto o aspiración desde la precariedad. Y sin embargo, en todos los lugares, el corazón vibra con pulsaciones semejantes en el mundo de la intimidad y del sufrimiento experimentado en primera persona.

¿Derecho a la humanización?

Confieso que cada vez siento mayor incomodidad al constatar que, en diferentes contextos de reflexión, se tiende a equiparar la humanización con el trato cálido, acogedor, en las relaciones asistenciales. Casi como si lo más genuinamente humano estuviera en estas cualidades de las relaciones de ayuda. Hablar de humanización, en cambio, es mucho más comprometedor: reclama la dignidad intrínseca de todo ser humano y los derechos que de ella derivan.

Atención centrada en la persona

El caso de la 2329, el hígado de la 2, la hemoglobina de la 8, el timbre de la 16 y dale y dale. Por más que en todos los congresos de salud y de intervención social se hable de la necesidad de personalizar y humanizar la atención a las personas, seguimos anclados en dinamismos que no favorecen una consideración integral de la persona. Voces reiteradas en diferentes lugares del mundo reivindican un modelo de atención centrado en la persona, tanto en la enfermedad como en la dependencia o en la intervención social en general.

Asociacionismo en counselling

Desde hace varias décadas, desde el Centro de Humanización de la Salud, estamos contribuyendo en diferentes países a la formación en relación de ayuda. Así empezamos hablando de este tema en los años 80 en España. En este momento, estamos asistiendo a la promoción del counselling –un paso más en el desarrollo del concepto- y llegamos al punto de promover el asociacionismo de las personas formadas y deseosas de que esta forma de ayuda tome cuerpo de profesión en nuestro país.

Acompañar al cambio

También yo me veo –con una cierta frecuencia- en situaciones de cambio. Y experimento las resistencias, tanto por mi parte como por parte de quienes me rodean o a quienes afectan los cambios reales o posibles. Hablar de relación de ayuda y de counselling es hablar de acompañar para el cambio. A veces, de manera ilusoria tiendo a pensar que una persona puede mágicamente producir un cambio en otra con una simple receta. Efectivamente, no es así. Muchas personas experimentan resistencias, falta de motivación, e incluso beneficios secundarios de la situación de mal, con la consiguiente dificultad para el cambio. Sencillamente, hay también quien no quiere cambiar aunque esté mal como está. Y esta es, pues, otra de las tareas fundamentales del counsellor y de los líderes: motivar para el cambio.