Articulos

Hablar sobre malas noticias

Hace poco un amigo recibía el diagnóstico de un tumor y de la necesidad de operarse y seguir después un tratamiento de quimioterapia…Al preguntarle qué le había dicho el médico, tanto él como su mujer me dijeron: “nada”. Me parecía imposible y contradictorio. Obviamente les habían dicho al menos lo que estaban compartiendo conmigo… Sin embargo, no supieron añadir más información. Nos quedamos bloqueados –me dijeron-, nos miramos y ya no nos enteramos de nada.

Acreditarse como counsellor

A mediados de diciembre pasado me acredité como counsellor en la Asociación Aphice, en cuyos estatutos se contempla esta posibilidad para quien cumple los requisitos. No son muchos en España los que han hecho este proceso todavía en las diferentes asociaciones existentes. Es un camino iniciado recientemente en vistas a la promoción de esta forma de ayuda tan difundida en el ámbito anglosajón.
 
En España, más que habernos dedicado a promover una nueva profesión (el counselling) e intentar introducir la figura del counsellor en situaciones variadas en las que podría ser un profesional más de un equipo o de un proceso, nos hemos dedicado a promover la formación en relación de ayuda primero, y en counselling después, para cualificar profesionales de la ayuda y humanizar su intervención.
 

Hablemos de pederastia

En 2011 escribí un libro con una compañera sobre pederastia. No ha sido un gran éxito editorial. Recogía testimonios, escudriñaba conceptos y dinámicas enfermizas, de enfermedad, y exploraba posibilidades rehabilitadoras para unos y otros: las víctimas, los victimarios, las familias de ambos. Hoy siento que el tema sgue necesitando una sanación en su abordaje social. “Humanizar los rostros de la pederastia”(es el título del libro), sigue siendo un reto vivo para comprender el fenómeno, para atender en el sufrimiento… y para prevenir, que es la clave más olvidada.

Decíamos ayer

Un escalofrío recorre todo mi cuerpo al mirar detenidamente el número 3 de la revista HUMANIZAR. La misma portada me evoca la idea del tiempo: un rostro con arrugas (bellas, las de la edad), un color del papel parduzco, casi amarillento, un tacto que casi tiene sabor de libro viejo de biblioteca de madera (que no de metal y cristal o virtual), unos grises que dibujan formas que hoy no aceptaríamos como imágenes para comunicar…
 

Y a ti, ¿quién te cuida?

No me imagino mi vida sin alguien con quien descargar lo que absorbo, en particular, en algunas relaciones con personas que sufren. ¿Qué haría yo sin des-ahogarme? ¿Cómo “descargo” la tensión, la angustia contagiosa, la presencia repetida de imágenes de dolor de las que he participado como acompañante? Las relaciones de ayuda tienen un precio emocional, llevan a cargarse como una esponja que limpia la pila, y son necesarias estrategias de autocuidado. Al fin y al cabo hay que reciclar emocionalmente las salpicaduras.
 

Las catástrofes mundiales sensibilizan la manera de vivir los duelos

Actualmente los procesos de duelo están siendo humanizados debido a que generan una mayor sensibilidad ante el sufrimiento de las pérdidas en casos de catástrofes de gran magnitud que han impactado al mundo. Dichas pérdidas generan una conciencia de la envergadura del dolor y aumentan la conciencia de la intervención especifica; probablemente el desarrollo de los cuidados paliativos esté ayudando a concientizarnos de temas que duelen al ser humano, así lo dijo José Carlos Bermejo, autor del libro Estoy en Duelo, editado por PPC México.

La Enfermería y los cuidados del sufrimiento espiritual

Resumen Abstract

Todo hombre sufre, especialmente durante el desequilibrio que aflige la enfermedad. De ahí la importancia de dar a conocer qué es el sufrimiento espiritual y la salud espiritual como objetivo a alcanzar con las intervenciones enfermeras. De lo contrario, la persona en su unidad bio-psico-social-espiritual no estará siendo respetada, no reconociendo su dignidad, deshumanizando la salud y no otorgando unos cuidados enfermeros globales de calidad. No hay que olvidar la repercusión que tiene este problema de salud en el resto de esferas del hombre, siendo la espiritualidad uno de los factores que puede influir en el bienestar de la persona o en el tiempo de recuperación. En este artículo nos proponemos describir el sufrimiento humano, propio de la dimensión espiritual, y su cuidado en la Enfermería, pues sin otorgar dichos cuidados no podríamos hablar de holismo.

Palabras clave: Espiritualidad. Salud Espiritual. Sufrimiento. Relación de Ayuda. Enfermería. Deshumanización. Cuidados Espirituales.