Articulos

La muerte del otro

Vivir sanamente el duelo

La muerte del otro es sobre la que más fácilmente podemos reflexionar. Pensar la propia constituye un reto –parecería de mal gusto- para vivir intensamente la vida, sabiéndola limitada y para vivir en clave de humildad.

Empatía terapéutica y compasión

En su libro Los límites del perdón, Simon Weinsethal relata un interesante ejemplo de compasión. Durante la segunda Guerra Mundial, en un campo de concentración, se ordena a un judío que acuda a la habitación de un miembro de las SS. Simon Weisenthal es conducido al lecho de muerte de ese alemán, quien le relata las torturas que ha infligido a los judíos y por las que siente grandes remordimientos. Su intención es pedir perdón a un judío como representante de todo su pueblo.

Empatía y dispatía

Una paciente dice “me duelen los brazos, las piernas, la espalda”, y un profesional sanitario le responde: “Y la punta de la lengua, ¿no le duele también?” y remata diciendo: “Lo que más me extraña de su caso es que se llame usted María, y no Dolores”, a lo que la paciente protesta: “Usted no sabe lo que es encontrarse tan inválida como yo me encuentro, a lo que el médico replica: “¡Qué exagerada es usted!” Este es el ejemplo que Francesc Borrell, médico especialista en comunicación pone para explicar lo que es la dispatía.

Empatía y ecpatía

Un monje, imbuido de la doctrina budista del amor y la compasión por todos los seres, encontró en su peregrinar a una leona herida y hambrienta, tan débil que no podía ni moverse. A su alrededor, leoncitos recién nacidos gemían intentando extraer una gota de leche de sus secos pezones. El monje comprendió perfectamente el dolor, desamparo e impotencia de la leona, no solo por sí misma, sino, sobre todo, por sus cachorros. Entonces, se tendió junto a ella, ofreciéndose a ser devorado y así salvar sus vidas.

Familia y testamento vital

Humanizar el morir pasa por muchos registros y es un reto deseado por toda la humanidad. Así como hemos crecido en conciencia de responsabilidad al inicio de la vida mediante la promoción del compromiso de la paternidad responsable, hemos de crecer también en conciencia y ejercicio de responsabilidad en el proceso del morir, tanto propio como de los seres queridos o personas confiadas a nuestro cuidado. Y en esto, como en tantas cosas, la familia juega un papel fundamental.

Viaje a la salud

Viaje en busca del sentido

Si es posible ser libre en la esclavitud, como me decía un preso el otro día, si es posible aprender de la desgracia –incluso aprender a aprender de los demás-, como me decía otro, es posible también alcanzar cotas de salud en medio de la enfermedad y de la discapacidad. Hay un viaje libre en medio del sufrimiento, un viaje hacia el sentido que no siempre es realizado en paz. A veces es angustioso, a veces, humanizador. Nunca es un viaje a ninguna parte.