Lo humano no es verdaderamente humano más que allí donde está sostenido por la armadura incorrupta de lo sagrado

El Siglo, domingo 2 de Noviembre de 2014.

Archivos adjuntos: